Encuentro: Los líderes nacen, no se hacen

Por: Bryan Ramírez

En los últimos años la palabra liderazgo se ha desgastado demasiado, el constante bombardeo de los medios de comunicación, una cultura generalizada del “éxito” han llevado a muchos a creer que son líderes por el solo hecho de creer que adoptar ciertas actitudes los puede llevar a ser aceptados en un entorno, ni

pagando la educación más costosa puede llevar a un individuo a convertirse en líder si no tiene las características de personalidad que necesita.

Inteligencia emocional, comunicador, carismático, son algunas de las características de un líder, la personalidad juega un papel fundamental para el desarrollo de un buen liderazgo, un líder crece y hace crecer a su equipo de trabajo, y es algo que muchos que están en una posición en la que se necesita liderar personas buscan tener seguidores, el verdadero liderazgo genera más líderes, la envidia profesional por que otro crezca no deben de existir, sin embargo, pareciera que muchos que se autodenominan líderes tienen la determinación de buscar ser admirados, congelando en su entorno aquellos que desean crecer, ya sea en el sector empresarial o político. Vivimos en un tiempo de crisis de liderazgos, en todos los sectores, se necesita un carisma enorme para lograr hacer cohesión con un grupo social, en el cual el individuo pueda ser considerado líder, que se da de manera natural, por desgracia en las organizaciones muchos de los puestos de jefatura o dirección no consideran las características de personalidad como un requisito indispensable para que se puedan desempeñar de manera correcta en una posición que implica la dirección de otras personas.

No importa cuánto dinero se invierta en invierta en centros educativos, cursos de coaching o de superación personal, sí las características de personalidad no se tienen no se pueden crear un liderazgo, un líder nace no se hace, y a lo largo de la historia está comprobado que muchos personajes que han intentado imponerse ante un grupo social terminan desechados por la misma. He conocido individuos que se han querido posicionar como ”líderes” que cuando se encuentran con verdaderos personajes con las características de personalidad de un buen liderazgo les llegan a temer y sí tienen la posibilidad los apartan de su grupo social, ya que no soportan que otros puedan captar la atención de un grupo social, es donde queda claro una de las características del líder, que no busca crear seguidores sino más líderes, si alguien no concibe que el carisma de otro capte la atención de un grupo ese individuo no es líder.

En las organizaciones es importante que las áreas de recursos humanos consideren las características de personalidad como un factor primordial para elegir a los a los perfiles adecuados para ocupar la vacante de alguna jefatura o dirección, son puestos clave que es necesario sea ocupado por personas con liderazgo, ya que por consecuencia tendrán a su cargo personal que tendrá que ser motivado para lograr la mayor productividad, insisto, los liderazgos artificiales no existen, los líderes nacen.

Compartir